Alimentación en el BJJ

Alimentación orientada al Jiu Jitsu Brasileño

Competición BJJ

Una buena alimentación puede ser la diferencia entre el éxito o la derrota en el combate

 

En el Jiu Jitsu, como en otros muchos deportes, se establecen una serie de categorías de cara a la competición. Aquí es donde la alimentación juega un papel muy importante, ya que muchos competidores alcanzan la categoría de peso deseada realizando prácticas perjudiciales para la salud. Para bajar drásticamente de peso restringen la comida, el agua, utilizan ropa para sudar, sauna, diuréticos, etc…

Dependiendo del tipo de competición, el pesaje podrá ser justamente antes de la competición o en algunos casos días antes. Si el pesaje es horas previas a la competición se tendrá mucho menos tiempo para recuperar la energía y el agua que se ha perdido y probablemente la ingesta que se realice no llegue a cubrir las necesidades. Si el pesaje es el día antes, esto aportará un poco más de ventaja al competidor y podrá hacer una mejor recuperación de las pérdidas.

Los combates tienen una duración de entre cinco y diez minutos (depende de la edad y la graduación). No obstante este tiempo se puede acortar consiguiendo finalizar al oponente. El encuentro será corto e intenso y requerirá de potencia, velocidad y concentración. Los deportistas, en deportes de intensidades cortas, obtendrán mejores rendimientos con una alimentación rica en carbohidratos, adecuada en proteínas y sin exceso de grasa.

Los dos objetivos fundamentales

  • Mantener una buena hidratación durante el entrenamiento y/o competición.
  • Llenar las reservas musculares y hepáticas de glucógeno.

 

Receta BJJ

Macronutrientes en la alimentación

 

Carbohidratos

En general, los carbohidratos son los principales implicados en este tipo de deporte. La capacidad de rendimiento durante el esfuerzo dependerá de la glucosa en sangre y del glucógeno muscular, el principal almacén de energía.

La alimentación en el BJJ será siempre alta en carbohidratos, procurando adaptar las cantidades al peso del atleta y a la limitación que le pone su categoría de peso. Días previos a la competición se puede optar incluso por hacer una sobrecarga de carbohidratos y así llegar a la competición con unos buenos niveles de glucógeno.

Durante la competición estos carbohidratos serán de fácil absorción y en concentraciones moderadas para digerirlos mejor, y así no causarle molestias gastrointestinales que puedan desconcentrarle y disminuir su rendimiento. Para ello se pueden utilizar barritas energéticas, geles, bebidas isotónicas, fruta deshidratada y plátanos, entre múltiples opciones. Este aporte de carbohidratos entre combates ayudará a retrasar la fatiga y a mantener los niveles de glucosa en sangre.

Al acabar la competición entra en juego el timing, el concepto más importante en la recuperación, que equivale a las dos horas siguientes al post-esfuerzo donde se reparan los daños. Los carbohidratos se combinaran con proteína para reponer mejor el glucógeno muscular.

Proteínas

Hasta 1 – 2 g por kg de peso, libre de grasa puede ser beneficioso. Es primordial que esta esté bien repartida a lo largo del día. Además le permitirá aumentar la masa magra, mejorar la adaptación a la proteína durante el entrenamiento y servir de soporte al sistema inmune.
Para optimizar este aporte proteico incluirá en su alimentación carne blanca como el pollo o el pavo, el pescado, las claras de huevo, los frutos secos, las legumbres como soja, lentejas, los lácteos, etc. Bajo supervisión dietética el atleta podrá optar también por suplementos proteicos como batidos o barritas que le ayuden a desarrollar la masa muscular o que mejoren la recuperación en el post esfuerzo.

Grasas

Es cierto que muchos atletas establecen un cierto rechazo al consumo de grasas, porque las asocian a un aumento de las reservas de grasa y en consecuencia a un aumento del peso corporal. La grasa actúa como protectora de órganos, aporta energía, participa en reacciones metabólicas, influye en la producción de hormonas y neurotransmisores, mejora el funcionamiento cerebral, etc.

En la alimentción, estas grasas serán siempre de buena calidad, optando por los omega 3 y los omega 6. El atleta podrá encontrarlos principalmente en alimentos como los aceites vegetales, las semillas, los frutos secos y los pescados grasos. El consumo de esta grasa no es libre, sino que deberá aconsejarse teniendo en cuenta también los demás principios inmediatos como son los carbohidratos y las proteínas.

Hidratación

La hidratación es también un aspecto a tener en cuenta. La deshidratación afecta al rendimiento. La pérdida de más de un 2% del peso corporal supone una disminución de las habilidades, deterioro de la función cerebral, agotamiento por calor, aumento del riesgo de lesión, menor capacidad aeróbica y aumento de la frecuencia cardíaca.

La sed es una señal tardía. Es por ello que el atleta debe llegar a la competición con unos buenos niveles de hidratación. Antes de la práctica deportiva se debe empezar a beber, a pequeños sorbos unos 500-800 ml. Durante los 4-5 minutos que dura el combate no se puede beber, así que se bebería durante la espera entre combates, unos 150 ml cada 10-15 minutos. Al finalizar la competición, se repondrían las pérdidas. Para la hidratación se utiliza agua, bebidas energéticas, bebidas isotónicas, zumos diluidos… Todas ellas con una pequeña cantidad de sodio, para así aumentar la absorción.

Conclusiones

La alimentación en el Jiu Jitsu Brasileño tendrá como base los conceptos anteriormente expuestos. Sin embargo cada atleta tiene sus necesidades específicas. Las pautas dietéticas deberán estar enfocadas a las categorías de peso, para así ajustar el peso sin consecuencias para la salud y además optimizando al máximo el rendimiento tanto en el entreno como en la competición.

Reseñas

Prepárate para conocer las mejores reseñas sobre kimonos / Gi, cinturones, mochilas y otros muchos más materiales para la práctica del Jiu-Jitsu Brasileño.

¡Pon tu Granito!

Ayúdanos a crecer aportando tu conocimiento a «La Guía del BJJ»